Follow by Email

samedi 16 décembre 2017

Info

Cuando la primavera se convierte en oscuro invierno

Cuando la primavera se convierte en oscuro invierno

Cuando la primavera se convierte en oscuro invierno

Todos sabemos que durante la segunda mitad del pontificado de Juan Pablo II, un gran número de católicos laicos conservadores se tomaron en serio el llamado a la "Nueva Evangelización" y comenzaron a trabajar para la Iglesia. Es una historia habitual en diócesis y en oficinas de conferencias episcopales de todo el mundo. Un gran número de ellos son personas que llamamos de la "Generación X", que fueron criadas y vivieron durante el período post-conciliar observando cómo los sacerdotes y obispos de la generación de sus padres derribaban sistemáticamente la estructura de la Iglesia – a veces literalmente en ladrillos y piedras, pero más frecuentemente en forma de terrible destrucción del patrimonio cultural social y moral católico.

Quienes nacimos hacia fines de la década de 1960 y comenzamos a trabajar como adultos en las décadas de 1980 y 1990, nos encontramos con una institución católica que, triste ironía, se había convertido en un páramo moral tóxico por el que sabíamos que era mortal transitar mucho tiempo. Pero para muchos de nosotros, el llamado de Juan Pablo II, especialmente su discurso en la Jornada Mundial de la Juventud, pareció un rayo de luz en la oscuridad.

En aquella época estaba de moda hablar de la "vocación del laicado" a involucrarse activamente en la Iglesia, y no había duda de que veíamos mucho por hacer, incluyendo batallas que pelear con la vieja guardia de una generación egoísta. Muchos se inscribieron en postgrados de instituciones católicas "conservadoras" para tomar cursos de teología.

De a poco, y a menudo frente a una gran resistencia, los fieles laicos católicos – con frecuencia hombres casados – asumieron posiciones de influencia tras bambalinas y comenzaron a implementar los cambios que pudieron. Muchas veces su trabajo se centraba en temas sobre "la vida y la familia"; el aborto, el matrimonio y la vida familiar. Otras áreas populares eran la educación católica y la liturgia.

Uno de los casos es el de un amigo que, habiéndose casado en lugar de seguir el sacerdocio, estudió en el antiguo y llorado Instituto Juan Pablo II, y comenzó a trabajar con un gran esfuerzo por restaurar la voz pública de la Iglesia en asuntos de "vida y familia". Realizó este trabajo durante muchos años, se casó y compró una casa, y ahora tiene cuatro niños pequeños. Hace poco me escribió con una especie de agonía frente a una indecisión. Se encontraba frente a la Corrección Filial, se sentía obligado en su consciencia a firmar; pero como representante de la conferencia episcopal sintió que pondría en riesgo su empleo, su hogar, el bienestar espiritual y material de su esposa e hijos, sus esperanzas de un futuro cierto.

Mi amigo es sin dudas uno de esos que demuestran mi tesis de que este pontificado es el llamado de atención que los católicos "conservadores" necesitaban. Me preguntó si estaba bromeando cuando hace poco escribí que no hay razón para pensar que la situación presente no ha de continuar – y de continuar empeorando – después de terminado el actual pontificado. "No, perdón; no hay un final a la vista," le respondí. "Esta es la noche oscura de la Iglesia, estamos en las oscuras quebradas."

"Es el tiempo en que toda cosa terrenal y natural a la que nos hemos aferrado – el positivismo papal más que nada – nos será arrancado." No supo lo que quise decir con eso, y no tenía idea de que había tanta distinción entre "conservador" y tradicionalista. Podrán imaginarse que yo estaba feliz de ayudarlo a explorar estos conceptos.

Hace algunas semanas me dijo, "Desearía tanto no estar trabajando 'para la Iglesia'. Los niños hambrientos me dejan pocas altenativas." Recuerdo cuando hace unos años él recibió una propuesta de estudio con la promesa de un buen trabajo al final, y todos lo felicitamos por asegurarse tal dirección en la vida, especialmente tras la incertidumbre que acompañó sus estudios en el seminario.

Para peor, este padre que ya está educando a sus hijos en casa, habló de su temor por las almas de los niños: "¿Qué hacer para salvaguardar la inocencia y la fe de los pequeños?"

No tenía muchos consejos para ofrecerle, mucho menos palabras de consuelo: "Solo tengo una pequeñísima esperanza; que este sea el tiempo de separar. El trigo de la paja, las ovejas de las cabras – todas separadas. El cisma que ha estado viviendo en las profundidades de la Iglesia durante décadas es ahora imposible de ignorar o negar."

Eventualmente, mi amigo firmó la Corrección Filial, tras consultar a su esposa y a su director espiritual. No lo especificó, pero supongo que también habló con nuestro amigo el obispo "comprensivo". Estamos a la espera del resultado.

Este es un mensaje que recibí hace unos días de otra amiga que pasó muchos años brindado su vida a la Iglesia como laica, trabajando para una gran diócesis en un país occidental. "Conocí" a esta persona en internet como representante de su diócesis, cuando yo trabajaba para LifeSite, y mantuve contacto con ella durante muchos años por diversos temas, por lo tanto llegué a conocerla como una persona medida y naturalmente refrenada, no proclive a estallidos, y sin dudas no una "tradicionalista radical".

Mi amiga da con el perfil que describí arriba, habiendo conseguido su título en teología y trabajado por casi 20 años en áreas relacionadas con el aborto, la eutanasia, la moral sexual, la familia y el matrimonio. Por razones que resultarán obvias, no revelaré nada sobre la ubicación geográfica de mi amiga. Lo que revelaré es que trabaja para una diócesis grande e importante cuyas "posiciones" sobre estos temas son frecuentemente consultadas tanto por los medios de comunicación seculares como los católicos. Si bien ella es poco conocida, por a su cargo es una "voz destacada" en el mundo católico de habla inglesa.

Sus observaciones pueden parecer duras, pero son honestas, y vienen de alguien que ha arriesgado mucho por el Reino y por necesidad ha mantenido un cuidadoso silencio frente a graves problemas anteriores al período Bergogliano. Mi amiga tiene una familia, una hipoteca, una vida laica normal, y sabe que ahora está llegando – como muchos otros –al punto en que su consciencia ya no le puede permitir representar a la organización que le paga el sueldo. Aún no ha llegado a ese punto, pero está empezando a considerar alternativas.

Su correo electrónico describe la posición de muchas personas que comenzaron a trabajar para la Iglesia con gran confianza y la honesta convicción de que estaban haciendo la voluntad de Dios. Y no dudo que tenían razón. Pero ese período parece haber terminado, y uno nuevo – caracterizado por una enorme e intimidante incertidumbre – está comenzando:

No me malinterpretes, me sentí muy bendecida y privilegiada por haber podido mantenerme desde 19__ gracias al trabajo en diversos roles dentro de la Iglesia, intentando en la mejor manera posible ser una influencia positiva en un ambiente en el cual (particularmente por el contexto de mi [ubicación]) la gran mayoría de los sacerdotes y lo que es peor, sus autoritarios y auto-referenciales superiores los jerarcas, son tan cobardes al obedecer a los anti-vida, anti-matrimonio y anti- leyes y políticas para las familias, que dan ganas de vomitar.

… Hasta ahora me contentaba con la convicción de que yo estaba donde debía estar por voluntad de Dios, a pesar de la ausencia total de apoyo episcopal creíble, brillando una pequeña luz en una Iglesia oscurecida, una Iglesia donde la oscuridad aumenta con mis propios pecados. Pero hasta ahora trabajé basándome en que mientras el cardenal o los obispos no me dijeran "no, no puedes hacer esto" yo podía continuar, porque parecía correcto intentar apagar el error con la verdad. Todavía está bien hacerlo, pero es cada vez más difícil en el paradigma Bergogliano.

En este paradigma en el que los sucesores de los apóstoles (los buenos, claro está) luchan por encontrar maneras de adaptarse y preservar su preciada política de 'unidad cueste lo que cueste', los que ven como yo ven que se acerca rápidamente el tiempo en el cual trabajar para ellos será realmente abrasivo para la consciencia.

El gigante del transgénero es límite que no lograrán trazar, y como madre de dos niños pequeños, creo que será el momento de salirme del sistema eclesiástico 'católico'. Por lo tanto mi encrucijada es esa, y estaré agradecida por tus humildes oraciones desde tu pacífico rinconcito de la Italia 'católica'.

Oremus pro invicem

Los ejemplos podrían continuar. Trabajé casi 20 años en el mundo pro-vida, y adquirí una amplia gama de conocidos y amigos en muchos países, y cada uno de los que reciben su paga de un cuerpo oficial de la Iglesia Católica está diciendo lo mismo: "Desearía tanto no estar trabajando 'para la Iglesia'. Los niños hambrientos me dejan pocas alternativas."

Tengo un amigo en los Estados Unidos que es sacerdote en una pequeña comunidad con la que me comunico mayormente por facebook. Él dice que escucha cosas similares de parte de sacerdotes, y sabemos que la posición de los sacerdotes católicos fieles es horrible. Las cosas han sido siempre difíciles desde el Concilio y los tradicionalistas saben más que nadie lo que es ser expulsado, excluido, acosado, amenazado y abusado. Pero en la Iglesia Católica Bergogliana ese abuso se ha extendido, pasando de aquellos a quienes es fácil pegar y aislar, a todos aquellos que mantienen aunque sea un pelo de catolicismo. La oligarquía Bergogliana está dejando en claro el tipo de hombre que hay que ser para "ganar" en la Iglesia de la Misericordia S.A., actualizada y a la moda. Si no eres un James Martin SJ, o un Blase Cupich, un Massimo Faggioli o un Greg Burke, estás fuera. Si la presión de tu consciencia no es suficiente, van a encontrar maneras de deshacerse de ti pronto.

Mi amigo sacerdote en los EE.UU. me dijo que hay varios grupos en internet – la mayoría bajo una estricta clandestinidad – para que los sacerdotes cuenten lo que harán cuando llegue la hora de la verdad y les exijan adorar al falso dios Bergogliano.

Mi amigo y yo conversamos sobre la posibilidad de una asociación similar para los laicos católicos que atraviesan circunstancias similares. Es fácil predecir que pronto serán necesarios abogados católicos fieles que demanden a la Iglesia por despidos injustos y otros conflictos similares. La mecánica de tal asociación podría resultar difícil, pero no es una mala idea para los fieles católicos que buscan agruparse para defender la fe y defenderse a sí mismos de los secularistas hostiles, sean clérigos o laicos.

Sea lo que sea que hagamos, parece claro al menos por ahora que nos estamos acercando al final del tiempo en el que la generación de "católicos de JPII" podrá mantener sus posiciones de influencia dentro de instituciones de la Iglesia. Lo que sea que esperemos a largo plazo, la nueva normalidad es la que estamos viendo ahora, y tendremos que empezar a buscar maneras de continuar funcionando como católicos y ejercer nuestras vocaciones en ella. Con la transformación inmediata de instituciones como el Instituto JPII, e incidentes como la expulsión de Joseph Seifert, parece claro que la purga Bergogliana/Kasperita se está extendiendo de los sacerdotes al laicado. Es algo que habrá que enfrentar cara a cara y con valentía, aunque sea por el bien de los niños.

Hilary White

(Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original)

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.

El espíritu de Balaán

El espíritu de Balaán

El espíritu de Balaán

Pero tengo algo contra ti: que toleras ahí a quienes siguen la doctrina de Balaán. El que enseña  a Balac a poner tropiezos delante de los hijos de Israel, a comer de los sacrificios de los ídolos y a fornicar (Ap. 2, 14).

El espíritu de Balaán en la Iglesia.

Queridos hermanos, asistimos al triste y desgraciado  espectáculo de ver a eclesiásticos, de diversa responsabilidad y cargo en la Iglesia, manifestar que hay que reinterpretar las Sagradas Escrituras en cuanto a lo que dice del grandísimo pecado de sodomía, sobre la homosexualidad, y cuántas cosas más. Vemos, igualmente, como la Palabra de Dios, que habla claramente del pecado de adulterio, se tergiversa maliciosamente; de igual forma la misma Ley de Dios no se obedece, y se cuestiona. En definitiva, las mismas Sagradas Escrituras dejan de Sagradas para estos  eclesiásticos, para ser meras  escrituras reinterpretables a gusto del interesado. Sin pudor así se manifiestan.

¿Cómo nos acercamos a la Sagrada Biblia?, como amantes de la Palabra de Dios, y como creyentes y fieles hijos de la Iglesia, con el recto ánimo de buscar la verdad y de admitirla sea cual fuere, aunque nos resulte una gran sorpresa e interiormente nos incomode –Mi doctrina no es mía, sino del que me ha enviado. Quien quisiere hacer la voluntad de Él conocerá si mi doctrina es de Dios o si es mía. Jn. 7, 6-7-, o bien, como hacen algunos, y cada vez más, que van a la Biblia con el llamado espíritu de Balaán, a encontrar en ella lo que les convenga, para sustentar sus propias opiniones. Con esta intención se puede hacer decir a las Sagradas Escrituras lo que uno quiera, se puede uno basar en versiones erróneas, o simple y llanamente decir que lo correcto es lo que "digo yo", y que lo que  hasta  ahora se decía es anticuado y desfasado. En definitiva, se trata de acudir a la Palabra de Dios para interpretarla con el más absoluto descaro, sirviendo, no a la verdad que nos hace libres, sino a la mentira que esclaviza.

¿Quién es Balaán?

Números capítulo 22 nos habla de Balaán, hijo de Beor, a quien Balac, rey de Moab, mandó llamar para que maldijera al pueblo de Israel. Se levantó Balaán por la mañana, aparejó su asna y partió con los príncipes de Moab. Más encendiéndose Dios en cólera porque hubiera partido, y el ángel del Señor se plantó en el camino para detenerle (Núm. 22. 21-22). "Partió Balaán con internos afanes de lucro", nos dice la Biblia de Bover- Cantera.  "Balaán ha quedado como ejemplo de hombre perverso y codicioso por inducir a los israelitas a la idolatría y a la fornicación (Num. 32, 16; Ap. 2, 14), cuando antes había bendecido al pueblo de Israel" (Núm. 22,1-24, 25), dice la Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.  "Balaán a pesar de haber sido prevenido dos veces (Núm. 22, 12 y 20) por el mismo Señor, no se sometió interiormente a la voluntad de Dios, sino que bendijo a Israel de mala gana porque temía la espada del ángel que le había amenazado en el camino. San Pedro se refiere a este profeta al hablar de la codicia de los falsos maestros y predicadores que con halagos atraen las almas superficiales y su corazón está versado en codicias; son hijos de la maldición que, dejando el camino derecho, se han extraviado para seguir el camino de Balaán, hijo de Beor, que amó el salario de iniquidad (2 Pe. 2, 14,ss.)", leemos en la Santa Biblia de Straubinger.

Doctrina de Balaán: amistad con el mundo.

El error de Balaán procede del espíritu mundano que no tiene el sentido de las cosas de Dios. Y así, Balaán, deseoso de congraciarse con el rey Balac, no comprendió que Dios no quisiese  maldecir a Israel, pueblo ingrato. La doctrina de Balaán, pues, como recoge el libro del Apocalipsis (2,14) – Pero tengo contra ti  algunas pocas cosas, por cuanto tienes allí a quienes han abrazado la doctrina de Balaán, el que enseñaba en Balac a dar escándalo a los hijos de Israel, para que comiesen de los sacrificios de los ídolos y cometiesen fornicación-, es la que enseñó a los hijos de Israel a fornicar con los extranjeros, y está aplicada en este pasaje en sentido religioso a la fornicación espiritual, que ya no es con los ídolos como en el antiguo Israel, sino con los poderosos de la tierra; es decir, la doctrina de Balaán se entiende de aquellos que viven un infiel maridaje con el mundo, olvidando su destino celestial y la fugacidad de la vida. ¡Adúlteros! ¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios Por tanto, el que desee ser amigo de este mundo se hace enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: "Celosamente nos ama el Espíritu que habita en nosotros"? (Sant. 4, 4).

¡Cuántas veces el Señor recuerda la oposición de su Palabra y el mundo!: El cual [Jesucristo] se entregó por nuestros pecados, para sacarnos de este presente siglo malo, según a voluntad de Dios Padre nuestro (Gal. 1, 4).

La doctrina de Balaán consiste en seguir las pautas del mundo, en echarse en sus brazos, en conformarse con los poderosos, los influyentes. La doctrina de Balaán es el triunfo del espíritu del mundo y de la carne, y por tanto del maligno; es la búsqueda de la vida perdurable y confortable en la tierra; es lo opuesto a la vida espiritual, es más, es su negación. Es algo así como buscar la "eternidad" en lo terrenal y mundano.

He aquí el verdadero espíritu que anima e impulsa a estos eclesiásticos, que alejados de la verdad de la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura, imbuidos del espíritu de Balaán, buscan complacer al mundo a costa de la verdad eterna, llevando la desgracia a quienes les oigan y sigan.

Ave María Purísima.

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa. Nació en Palamós (Gerona) en 1956, y se ordenó sacerdote en 12 de octubre del 2007 en la catedral de Getafe. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos y en Derecho Canónico. Preside una Asociación privada de fieles de vida de oración contemplativa. En la actualidad es capellán de una residencia de ancianos de Madrid. Es autor del vídeo "Mysterium Fidei" sobre la Misa tradicional.

El "Jesús" políticamente correcto

El "Jesús" políticamente correcto

El "Jesús" políticamente correcto

El otro día escuché las siguientes preguntas: "Si Jesús regresara hoy a la tierra, ¿con qué religión se identificaría? ¿Con qué partido político? ¿Y qué país?" Sin duda, son preguntas que podrían generar una fuerte discusión, pero irrelevante. La idea sobre Quién y Qué es Jesús se ha diluido y distorsionado mucho en las últimas décadas debido a varias cosas. Entre ellas están Hollywood, los telepredicadores de la televisión, diversos sabores de cristianismo, y una Iglesia católica en continua evolución y metamorfosis, al menos la porción más grande que es la más visible.

Jesús ha sido reinventado y reconstruido en incontables imágenes con un parecido a quienes quisieran que Él se amolde a sus necesidades. El Jesús imaginado por el mundo de hoy, incluso por quienes debieran conocerlo más, es pro-gay, pro-adulterio, pro-pedofilia, y básicamente a favor de todo lo que haga sentir bien, y sin razones para preocuparse por ello. El nuevo Jesús ama todas las religiones y es afeminado y frágil.

Entonces, la pregunta correcta no es hacia dónde se dirigiría Jesús si hoy regresara, sino ¿quiénes de entre nosotros lo aceptarían? No al Jesús reinventado, sino al verdadero, al Rey de Reyes y Señor de los Señores.

Hay numerosos pasajes de las escrituras que dan una idea sobre la verdadera identidad de Jesús, pero creo que la más clara está en los evangelios de Marcos y Mateo, cuando Jesús es confrontado por los fariseos que le preguntan si es legal pagar impuestos. De allí proviene la famosa respuesta de Jesús, "Dad, pues, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios". Pero al intentar entrampar a Jesús, los fariseos primero dicen algo que suele pasarse por alto pero tiene mucha relevancia. Ellos dijeron "Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios, con verdad, sin miedo a nadie, porque no miras a la persona de los hombres." Mateo 22, versículo 16. (Straubinger).

Los fariseos dijeron la verdad, si bien su intención al usar esta verdad era maliciosa y engañosa. Este pasaje es muy significativo a la luz de los tiempos modernos, porque virtualmente toda religión y país hace exactamente lo contrario y considera a la persona de los hombres a expensas de la verdad, la justicia y la moral. La punta de la lanza del asunto, donde yace la mayor parte de la culpa, es la Iglesia católica. Habiendo sido un sólido bastión y un fuerte vocero de moral y justicia (justicia verdadera, no la "justicia social" que hoy mencionan con frecuencia los marxistas en la iglesia) la Iglesia se ha tornado muda y ha apoyado implícita, sino abiertamente, esas cosas a las que le fue mandado resistir, como el matrimonio homosexual y el aborto. Una vez que la Iglesia abandonó su posición de influencia en el mundo sobre estos y otros asuntos morales, todas las demás entidades la siguieron.

Jesús jamás dijo, "Está todo bien, hagan lo que quieran". Él jamás dijo, "hermanos y hermanas" ni habló en lenguaje inclusivo para hacer que la gente se sintiera bien. Él jamás procuró que estuviéramos completamente cómodos, y mientras caminó por esta tierra sembró incomodidades tanto entre Sus enemigos como Sus seguidores, como ejemplo y lección para todos nosotros. Jesús no era políticamente correcto en ningún sentido del término, y este ejemplo también tiene un gran valor. Jesús también hablaba siempre de la verdad, sin importar si avergonzaba, incomodaba, era inconveniente, o difícil. Un buen ejemplo de esto ocurrió cuando Él dijo que para ser salvos había que comer Su cuerpo, muchos de Sus seguidores se alejaron, y Él no hizo ningún esfuerzo por reformular o explicar mejor ese concepto.

¿Escuchan desde Roma? ¿Escuchan los obispos locales? ¿Comprenden los laicos de todo el mundo?

Si en el escenario hipotético que inició este artículo aceptamos que Jesús es exactamente Quién y lo Que Él es, entonces vamos de la mano con la seriedad que supone salvar nuestra alma. Los medios para hacerlo y la gracia para aferrarse se encuentran en el verdadero catolicismo y la tradición apostólica, de los cuales mucho se ha perdido a partir del Vaticano II. Busquen la Iglesia católica que representa y adora a Jesucristo tal como Él ordenó, tal como verdaderamente Es. No se adormezcan en un falso sentido de comodidad, porque así es como los quiere el mundo y no les permitirá aceptar a Cristo, ni le permitirá a Él aceptarlos a ustedes cuando llegue su hora.

Rick Christensen

(Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original)

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA

jeudi 14 décembre 2017

14-12-2017: l'Italia sancisce il diritto di farsi uccidere - La Nuova Bussola Quotidiana

14-12-2017: l'Italia sancisce il diritto di farsi uccidere - La Nuova Bussola Quotidiana

14-12-2017: l'Italia sancisce il diritto di farsi uccidere

Le lacrime di Emma Bonino oggi in Senato

Da oggi il catalogo delle leggi intrinsecamente ingiuste varate dal nostro Parlamento si è arricchita di una nuova norma, quella sull'eutanasia, impudicamente definita "Norme in materia di consenso informato e di disposizioni anticipate di trattamento".

Ricordiamo in sintesi quali sono gli aspetti più letali di questa legge (per un'analisi più dettagliata ci permettiamo di rinviare al libro "Appuntamento con la morte". Quali sono i trattamenti che si possono rifiutare? Tutti, sia le terapie, anche salvavita, che idratazione e nutrizione, le quali non sono terapie e ad oggi, di per se stesse, non potrebbero essere fatte oggetto di rifiuto. La ventilazione non viene nominata, ma implicitamente farà parte del novero di trattamenti che si potranno rifiutare. Il paziente potrà rifiutare non solo l'attivazione di terapie anche salvavita (oggi già consentito) e presidi vitali quali idratazione e alimentazione, ma anche l'interruzione di terapie e presidi vitali già in essere (ad oggi vietati).

Ergo non solo si legittima l'eutanasia omissiva – io medico voglio lasciarti morire non dandoti le terapie utili a vivere (legittimazione già consentita oggi) – ma anche l'eutanasia commissiva, ossia attiva: io medico, ad esempio, ti stacco la Peg che ti alimentava ed idratava e così tu potrai morire. Non solo quindi il paziente potrà sottrarsi alle cure non sottoponendosi ad esse e così chiudere gli occhi per sempre, ma potrà chiedere al medico che lo aiuti a morire. Nel testo di legge è esclusa solo una doppia modalità per dare la morte: la cosiddetta iniezione letale e la preparazione di un preparato altrettanto letale da consegnare al paziente il quale poi lo assumerà da sé (aiuto al suicidio). Se si fossero inserite queste due metodiche anche il più stupido degli stupidi avrebbe capito che questa non è una legge contro l'accanimento terapeutico – così come vogliono vendercela – bensì una legge a favore dell'eutanasia. Passiamo ad altre domande.

Quali sono le circostanze e quali i motivi che possono legittimare la richiesta eutanasica?

Il Testo unico non indica nessuna condizione particolare né nessuna motivazione specifica, perciò tutte le circostanze e tutte le motivazioni addotte sono valide per chiedere di morire. In merito alle condizioni, non solo i pazienti terminali, ma anche quelli che possono guarire,  i disabili, i sani - compresi le persone anziane - possono accedere all'eutanasia di Stato. Chiunque in qualsiasi condizione. L'eutanasia incondizionata esige anche che il consenso valido per morire non sia solo quello attuale, ma anche quello contenuto nelle Dat. Efficace perciò anche il consenso datato, inattuale che potrebbe contrastare con la volontà del paziente incapace di esprimersi. Relativamente alle motivazioni, ogni ragione è buona per morire e non c'è nemmeno l'obbligo di esporla al medico, né di verificarla, né tanto meno di indicarla nella cartella clinica. Perciò si può chiedere di morire non solo perché si soffre terribilmente, ma anche perché si è depressi, infelici per una delusione amorosa o perché un affare è andato male, stanchi semplicemente di vivere perché anziani, etc. Basterà, all'atto pratico, sedare la persona e farla morire di sete e di fame.

La legge italiana sull'eutanasia diventa così la norma più permissiva che esista a livello mondiale perché almeno in Belgio, Olanda e Canada, i paesi forse più liberal su questo tema, qualche paletto lo avevano pur messo in merito all'accesso alla "dolce morte".

Altra domanda: il medico può eccepire obiezione di coscienza? No. Quindi se il paziente chiede di morire il medico dovrà obbedire, ossia sarà costretto a compiere un assassinio. Va da sé che l'art. 579 cp che punisce l'omicidio del consenziente non potrà più essere applicato nelle corsie di ospedale. Dunque la richiesta di morte dovrà essere sempre soddisfatta dalle strutture ospedaliere, comprese quelle cattoliche.

Ancora un quesito: chi decide per minori e incapaci? Ad oggi il minore e l'incapace devono essere sempre curati dato che il rifiuto ad iniziare un trattamento può essere prestato solo da persona maggiorenne e capace di intendere e volere. La legge approvata oggi cambia completamente il quadro: genitori e rappresentati legali avranno potere di vita e di morte su figli e incapaci. E così avremo un lungo elenco di possibili condannati a morte: pazienti in coma e affetti da sindrome locked-in o dal disturbi di coscienza, disabili mentali, persone affette da patologie neurodegenerative (malati di Alzheimer ad esempio), anziani con demenza senile, neonati prematuri o non prematuri con sopravvivenza incerta o certa ma affetti da patologie più o meno gravi, bambini e ragazzi sia malati fisicamente che solo depressi, etc. e persino adulti capaci di intendere e volere che però, in base alla facoltà concessa da questa legge, hanno preferito delegare il proprio consenso a terzi. Vero è che la legge prevede che il consenso da parte dei rappresentati legali deve essere prestato "avendo come scopo la tutela della salute psicofisica e della vita del minore nel pieno rispetto della sua dignità". Ma se, ad esempio, continuare a vivere un'esistenza da disabile è considerato dal rappresentante legale e dal medico contrario alla dignità dell'incapace sarà legittimo staccare la spina. I casi Eluana e Charlie da eccezionali e illegali diventeranno (forse) normale prassi assolutamente legale.

Infine un'ultima domanda: le Disposizioni anticipate di trattamento, che scattano quando il paziente non è più cosciente, sono uno strumento a tutela della sua libertà? No, perché sono inaffidabili. In primo luogo perché le Dat congelano la volontà nel passato e non riescono ad attualizzarla: ergo si potrà uccidere un paziente che, per ipotesi, se fosse vigile potrebbe aver cambiato idea e deciso, in difformità con quanto scritto nelle Dat, di continuare a vivere. Il problema delle Dat sta nel fatto che si decide ora per allora non potendo prevedere quali saranno le patologie a cui si andrà incontro e quindi anche quali i trattamenti terapeutici adatti. Quindi si esprime un consenso disinformato e non informato. In secondo luogo una cosa è decidere della propria salute da sano e un'altra quando si è sofferenti: sono i sani che chiedono l'eutanasia, non i moribondi che spesso si aggrappano alla vita con tutte le loro forze. In terzo luogo alcuni studi (cfr. R. PUCCETTI - M.C. DEL POGGETTO - V. COSTIGLIOLA - M.L. DI PIETRO, Dichiarazioni anticipate di trattamento (DAT): revisione della letteratura, in Medicina e Morale, a. LXI, n. 3) ci dicono che molti cambiano idea sulle volontà espresse nelle Dat, ma pochi si accorgono di aver cambiato idea e quindi non si sente l'esigenza di rivedere le proprie volontà scritte.

In quarto luogo c'è il problema dell'interpretazione del contenuto delle Dat spesso impreciso e vago, soprattutto perché il dichiarante non di rado padroneggia male i termini medici. La presenza del fiduciario, dati alla mano che ci provengono dall'esperienza di altri Paesi, non migliora il quadro ed anzi lo peggiora. Tra l'altro la legge oggi varata non prevede l'obbligo della presenza del medico allorchè si redigano le Dat. In quinto luogo la nuova normativa non prevede dei criteri per accertare che il dichiarante, al momento della redazione, fosse lucido, consapevole, non sotto minaccia, non sotto l'effetto di droghe, etc. In sesto luogo le Dat acquisiscono efficacia allorchè il paziente versi in una situazione di "incapacità di autodeterminarsi", espressione assai generica  - non equiparabile di certo all'espressione giuridica "incapacità di intendere e volere" - che potrebbe andare dal momentaneo annebbiamento delle facoltà mentali, allo stato confusionario, al coma, alla mancanza di lucidità e consapevolezza proprie ad esempio dei malati di Alzheimer. Chi poi dovrà certificare questa incapacità? Non è dato di saperlo. Infine il medico deve dare applicazione alle volontà indicate nelle Dat e non può obiettare.  Però in accordo con il fiduciario, può disattenderle solo in due occasioni. In primo luogo se il quadro clinico è mutato rispetto a quanto preventivato nelle stesse Dat. Se il quadro clinico non è mutato il medico ha l'obbligo, se così previsto, di dare la morte al paziente. Inoltre il medico può disattenderle, ma non c'è il dovere di disattenderle. Ergo anche nel caso in cui il quadro clinico fosse mutato e il medico si attenesse alle Dat non incorrerebbe in nessun guaio giudiziario. Altra ipotesi in cui è lecita, ma non doverosa, la non applicazione delle Dat: l'esistenza di terapie, non prevedibili nel momento in cui furono redatte le Dat, che possono migliorare le condizioni di vita. Facciamo il caso di Tizio, che aveva redatto le Dat, finito in coma a seguito di incidente stradale. Tizio con le dovute e innovative terapie può salvarsi, addirittura svegliarsi dal coma, ma certamente riporterebbe danni cerebrali che ad esempio lo costringerebbero sulla carrozzina. Le terapie quindi sarebbero salvavita, ma restituirebbero Tizio a suoi cari non certo in condizioni migliori rispetto a prima dell'incidente. Di conseguenza il medico è obbligato ad applicare le Dat, dunque è obbligato a commettere un omicidio.

In buona sostanza la ratio della nuova disciplina normativa è composta dai seguenti punti. Primo: si introduce un vero e proprio diritto a morire, declinato come diritto di togliersi la vita lasciandosi morire e diritto di farsi uccidere. Secondo: si introduce un diritto ad uccidere sia in capo a genitori e altri rappresentati legali sia in capo al medico, dato che tale potere di uccidere viene legittimato da una norma giuridica. Terzo: si introduce il dovere di uccidere in capo al medico dietro richiesta del diretto interessato anche quando non è più vigile, ma che ha redatto le Dat al fine di voler morire, e dei genitori, tutori etc.

Info

www.messeendirect.net

http://www.messeendirect.net/

Adeste fideles

Info